Lo que espero que sientas por mi.

 Photo by Diego Ibarra Meda

Photo by Diego Ibarra Meda

By Daphne Martin

Te tuve y te maté a besos. Mordidas y besos de esos donde se bajan y bajan más. Te hice temblar en mi cuarto, en el tuyo, en la calle y demás. 

Te limpié la boca después de darte de comer de mi, te hice sonreír y aún si te dije que me tenía que ir. Me fui y te reclamaba por poco hombre que me convertía al saber que serías libre por fin.

No me debes nada y aún así te reprochaba, sigo siendo un niño a su vez. Me confundo y te quiero para mí. Me despido y ya no quiero saber de ti. 

Te mando fotos aunque me dices que no quieres saber de mí. Me gusta lo que me haces sentir cuando dices que me extrañas, aunque eso involucre lastimarte un poco. Al final soy hombre y me escondo detrás de la fachada de no ser machista, cuando lo soy hasta cierto punto. 

Llevamos días sin hablar y espero que siga igual, por que ya por fin te deje ir. Aunque me escudo con que somos amigos y sé, que si te hablo me vas a contestar.