Harakirina, retratos que nos llevan al presente distópico

Por Pavel Ibarra Meda

Es muy curioso que hasta ahora me haya tocado ponerme a resolver este puzzle de una artista que me presentó algo que realmente no conocía, el autorretrato. Justo en el día cuando hay una marcha de mujeres en Estados Unidos, todas unidas para reclamar los derechos que por ley les pertenecen. Gritando a los cuatro vientos un estilo que en los años 90's aún se veía distante, ese futuro ya está aquí para darnos a todos una cachetada que nos deja la mejilla roja. Una representación perfecta de la mujer fuerte e irreverente que está tomando cada vez más forma en el patriarcado eterno que nos invade en el mundo, un ejemplo que comenzó hace décadas y ha ido evolucionando hasta regalarnos esta trabajada artista que a lo largo del tiempo desde que comenzó a confeccionar sus retratos, ha sufrido diversas transformaciones en paralelo con el mundo. 

Sus obras al principio logran ser más impactantes para el ojo de una persona que no acostumbra ver tantos símbolos en una sola composición, la combinación de colores chillantes neón me dieron una sensación de que estaba viendo un filme ácido dirigido por Danny Boyle, pero congelado en el tiempo describiendo el poco sutil feminismo que el día de hoy ya se confunde con muchos conceptos. Pero Harakirina (Iria Onieva, Vigo) es una de las más fervientes representantes de esta corriente filosófica. Pensar que lo único que hace es tomarse retratos sin antes preparar cada detalle, sería perder el hilo de lo que está tratando de transmitir. 

Por suerte, Iria fue paciente y con mucha gracia nos concedió una entrevista en la que nos explica su razón de producir este tipo de expresión en una entrevista exclusiva para Kinofilia. 

Kinofilia.- ¿Cómo se define el tipo de arte que haces? 

Harakirina.-  En realidad no le encuentro una definición como tal, es un impulso en un momento determinado mediante el cuál canalizo mis circunstancias de vida. En varios adjetivos lo definiría como : Trash, Girly, Punk, Cinematográfico, Surrealista, Retrofuturista, Cutte, Kitch, Nostálgico, introspectivo. Pero sobre todo muy estético.

Kinofilia.- ¿Qué nos puedes contar de tus inicios como artista y datos interesantes de tu vida que te han traído hasta aquí?

Harakirina.- Comencé hace unos años a fotografiar muñecos que yo misma customizaba y mutaba, les hacía fotos y después los deformaba con un efecto del paint. Cuando me puse con el tema del autorretrato, ha sido como de hace 2 años y en serio este último año cuando volví a mi ciudad natal. Al tener tiempo y un espacio, empecé a invertirlo en esto. Me utilizo a mi misma como modelo porque las sensaciones que me invaden y sentimientos que quiero plasmar, son algo mío e introspectivo. Además que me gusto como funciono y supongo que ser hija única y estar acostumbrada a jugar sola también tiene su razón en todo esto.

 Kinofilia.- ¿Cuáles son los cambios más fuertes que has sufrido desde que empezaste a dedicarte a este tipo de actividades

Harakirina.- Los cambios han sido vitales, nunca había tenido muchas motivaciones artísticas. También a causa de tener siempre que trabajar en mierdas, además la fiesta que me pierde, ha sido como una linea de fuga de tiempos un poco vacíos a tiempos llenos de ilusión y creatividad.

Kinofilia.- ¿A dónde te gustaría llegar en un futuro con este tipo de expresión artística?

 

 

Harakirina.- En realidad es algo en lo que no pienso, no tengo nunca una visión de futuro a largo plazo en ningún ámbito de mi vida en general. Yo vengo del Punk ,NO FUTURE! Si tengo un futuro en esto, él se encargará de mi.

Kinofilia.- Platícanos sobre tus influencias más fuertes. 

Harakirina.- Sobre todo el cine, Wong Kar Wai, Jim Jarmusch, Asia Argento, Ken Loach, la Nouvelle Vague, Harmony Corine, Kenneth Hunger y así un largo etc.

Kinofilia.- ¿En qué se relaciona el mundo globalizado como lo conocemos ahora a lo que haces?

Harakirina.- Soy un producto del mundo globalizado, del internet, de la precariedad, la soledad, las drogas y elementos de consumo que utilizo como atrezzo.

Kinofilia.- ¿Crees que este mundo globalizado es bueno para la raza humana? ¿Porqué?

Harakirina.- No rotundamente, no estamos preparados para la era tecnológica capitalista. Bueno, ya se están encargando de ello pero como seres orgánicos nos están deshumanizando con el entretenimiento. Sobre la tecnología pienso que necesitamos una educación antes de ser conejillos de indias primero.

Kinofilia.- ¿Qué es lo que deseas transmitir con tus presentaciones?

Harakirina.- Dejo una visión abierta, cada uno que interprete lo que sienta con ello, no tengo un mensaje cerrado.

Kinofilia.- ¿Qué relación tiene el sexo con lo que haces tú, en qué beneficia a tu arte y en qué lo perjudica?

Harakirina.- Sí transmito sexualidad porque es algo que forma parte de mi y de todos, puede tener también mucha carga política como el empoderamiento a través de diferentes feminidades subversivas.

De momento no cobro beneficios ni sufro prejuicios, de todas formas hace mucho tiempo que deje de vivir para los demás, eso me importa nada, sus prejuicios. No quiero ser aceptada por la sociedad hipócrita y normativa, no me interesan esas mentes.

 

Kinofilia.- Platícanos cuáles son tus planes a futuro y dónde te ves en 10 años.

 

Irina.- Pues no lo sé, todo se ira dando. De momento seguiré creando y aprendiendo. 

 

Después de poder conversar un buen rato, he podido concluir que Irina es parte de un movimiento que tiene ya más de una década gestándose, en el que se están formando muchos de los artistas que nos podrán regalar nuevos estilos dentro de todos los géneros de la expresión. Este tipo de retratos son el vivo ejemplo de ello, un collage que amalgama todo lo que ella ha experimentado y consumido a lo largo de su vida, que al mismo tiempo es una crítica social del mundo en el que nos ha tocado vivir. Un mundo que cada vez parece más una distopía que la realidad, a veces pienso que probablemente, este mundo puede que sea el infierno de otro planeta que no conocemos. Irina me ayudó a darme cuenta de eso, ya que todo es posible si uno es capaz imaginarlo como ella. Gracias.