House y Rock, los grandes movimientos culturales del siglo XX

Por León Felipe

Los 60 y 70 fueron principalmente influenciados por el sonido del rock; sin embargo, no fueron la únicas texturas musicales en el ambiente sonoro de la época. El house se encontraba ya inmerso en la sociedad americana, aunque este no contenía ni ideologías políticas y sociales se vio involucrado sin desearlo en una de las mayores revoluciones sociales de la historia.

Gracias a la apertura sexual y las practicas de tolerancia del movimiento hippie algunos grupos rezagados de la sociedad empezaron a obtener un lugar activo en la vida económica americana, permitiendo que diversos géneros musicales, entre ellos el house, lograran salir a luz.

Para 1970 el movimiento hippie había perdido gran parte de su fuerza pública debido a que este ya no tenía nada nuevo que ofrecer ni musicalmente ni socialmente; su guitarro-centrismo(1) limitó su música, su ideales sociales ya habían sido tergiversados por el capitalismo y principalmente el uso de la drogas habían pasado de ser recreativo a puramente lucrativo. Alguien tenía que llenar el vació social que había dejado el rock.

Mientras tanto en Chicago, el género underground conocido como house comenzaba a obtener una gran número de seguidores, el ambiente que se vivía en aquellas fiestas era muy puro todavía la avaricia no había llegado.

El desastre del concierto de The Doors en Miami trajo una ola de grupos de pensamiento conservador que se oponían al movimiento hippie, que rápidamente se extendió a lo largo de Estados Unidos erradicando casi por completo este movimiento cultural. A pesar de esto, su ideales de tolerancia y solidaridad lograron escapar refugiándose en los lugares menos esperados, donde la música que reinaba no tenía similitud alguna con la de las grandes leyendas del rock.

El Warehouse de Frankie Knuckles y el Matchbox de Dj Hardy fue el lugar donde la violencia se cambió por vinilos; la intolerancia por cajas de ritmos y el racismo por nuevas texturas sonoras. El sexo desenfrenado y el alto consumo de sustancias psicoactivas mantuvo alejado al ambiente violento que se vivía en Estados Unidos, ya que lo único que importaba era pasar una noche lejos de pensamientos políticos, económicosy sociales, lo único que importaba era la música.

Las ideas van y vienen, cambian de lugar, de personas y a veces desaparecen sin dejar rastro alguno; a pesar de esto, aquellas que sobre salen permanece a través de generaciones. Los ideales de tolerancia y amor en los cuales se forjó el rock emigraron a otros contextos musicales como el house e incluso el Psy-Trance. A pesar de que ambos musicalmente son completamente distintos, la filosofía del rock y el house no se limitó sólo a la música, también buscó cambiar el pensamiento cultural de su época. Y aunque nos duela aceptarlo, lo bello de estos movimientos es que no fueron para siempre, sólo son un pequeño haz de luz en la obscuridad de la maquinaria social.