Guillermo Arriaga, el ‘Cazador’ de las grandes historias

 Foto por  CECUT

Foto por CECUT

Por Pavel Ibarra Meda

En la que sin duda ha sido unas de las experiencias más gratificantes de mi vida reciente, tuve la oportunidad de tomar una clase de guión cinematográfico impartida por Guillermo Arriaga. Para los que no sepan quién es, estamos hablando del escritor de grandes películas recientes como 'Amores Perros', '21 Gramos', 'Babel', 'Los Tres Entierros de Melquiades Estrada', entre otras películas de renombre internacional. Tuve la oportunidad de ver un anuncio de la clase en Facebook, sentía que ya era tiempo que peleara contra mi miedo de introducirme de lleno en la curva de aprendizaje cinematográfico. La clase fue impartida en el Centro Cultural Tijuana (CECUT). Les puedo confirmar que tomé la mejor decisión posible, ya que esta clase para mi sorpresa, no sólo era de guión si no de cine también. 

Lo que más se me grabó en la memoria sobre Guillermo, fue el desparpajo con el que aborda este proceso tan desgastante de contar historias. Supongo que para él, en lugar de quitarle energía, ver la reacción de la gente con sus historias lo llena de un flujo de positivismo que lo motiva a seguir. Su proximidad con un auditorio de más de cien personas me pasmó, ya que seguramente todos se sintieron identificados con la manera tan amena que Guillermo tiene para relatar cualquier cosa. También me impactó su desinterés por mantener todos los secretos y trucos que ha ido aprendiendo de cine para él mismo. Siendo una persona que ama el aprendizaje y la educación, entre más sepa el auditorio sobre sus descubrimientos, para él mejor. 

En esta clase me encontré con una persona que no sólo me quería enseñar sobre cómo escribir un guión cinematográfico, yo pensaba que iba a aprender cosas más técnicas para ser honesto. Guillermo está interesado en el paquete completo, como casi todos los directores mexicanos que han tenido éxito a nivel internacional. Éste maestro tiene un profundo conocimiento sobre dirección, lenguaje cinematográfico, actuación, escritura literaria, composición de una escena, e incluso se avienta uno que otro chiste de buena calidad. Todos los asistentes de la clase que duró alrededor de 10 horas entre dos días, estábamos agudamente concentrados en cada nuevo concepto que él nos quería compartir. 

Después tuve la oportunidad de sentarme junto a él y otros compañeros de la prensa, para poder entablar una plática más próxima y compartirles este artículo sobre mi primer experiencia con un guionista mexicano que triunfó en Hollywood. La principal intención de Guillermo aparte de impartir esta magistral clase, era la de promover su nuevo libro en la Feria del Libro en Tijuana: "Dirigí la película 'Burning Plane', que acá se le llamó 'Fuego'. Decidí meterme a escribir un libro que después de filmar la película fue complicado. Me metí a dirigir algunos cortometrajes porque sabía que quería escribir la novela y no quería aventarme a dirigir otra película antes de escribir la novela", nos dijo al inicio de la entrevista. 

Después nos compartió un poco sobre el logro que ha supuesto este nuevo libro que terminó siendo bastante denso (700 páginas), pero digerible: "Escribí 'El Salvaje' que ahora traigo a la Feria del Libro en Tijuana, me tomó 5 años escribirlo y la verdad estoy muy contento por la reacción que ha tenido la novela. Desde que este libro era un manuscrito se subastó en la feria de Frankfurt y varios países, ya está comprado en 10 idiomas. Va para su cuarta edición en México, va para su cuarta edición en España y acaba de salir en Argentina, Perú, y pronto estará en idiomas tan diferentes como el chino y el polaco.

"Se trata de una novela muy voluminosa, es una novela de 700 páginas que me tomó el 10% de mi vida escribir. Yo me estaba preparando para dirigir otra película cuando la historia de 'El Salvaje' empezó a decirme que si no la contaba me iba a ahorcar. En varias ocasiones he dicho que las historias que se te quedan te empiezan a oxidar el cuerpo, a envenenarlo. Entonces decidí escribir la novela, dirigiré cortometrajes entre medio para no perder el ritmo, no me alejé por completo del cine pero sí estuve concentrado en escribir esta novela", agregó.

Pero lejos del trabajo literario que nos ha venido a presentar, Guillermo es uno de los guionistas más exitosos en la historia del cine mexicano. Su trabajo en 'Amores Perros' le valió nominaciones a los premios de la Academia, después siguió con esta tendencia con impresionantes trabajos en '21 Gramos' y 'Babel'. A estos tres filmes, Guillermo los llama la trilogía de la muerte, ya que giran alrededor de experiencias personales en las que él mismo estuvo cerca de morir. Una reportera le mencionó que su trabajo daba la impresión de tener mucho que ver con el tema de venganza, él no está muy de acuerdo: "Más que venganza, mi trabajo trata de las diversas vías que tienes para llegar a resarcir el daño que te ocurrió, el camino de la venganza no siempre es el correcto. Yo creo que mi obra es más sobre esperanza y el amor más que cualquier otra cosa".

Guillermo también nos habló de la razón por la que él no sólo se enfocó en escribir cine a lo largo de su carrera y de paso criticó un poco a las temáticas más recurrentes del cine mexicano: "Yo creo que lo escrito es una parte importante de cualquier película pero no es toda la película, la virtud que ha tenido el cine es la virtud de poder contar historias que no son solamente sobre la ciudad de México. Si algo va a enriquecer al país, son las tantas historias que se pueden contar sobre México como país. Yo siento que el norte tiene que rebasar lo que hemos hecho siempre de migración y narcotráfico, el norte es mucho más que migración y narcotráfico. Por eso cuando hice 'Burning Plane' que es sobre la frontera, mi intención era hacer una película de amor entre gringos y mexicanos".

En especial, Guillermo habló de lo fuerte que es la influencia del norte en todo el país, él espera que salgan nuevos talentos a contar historias más variadas: "Yo que conozco muy bien el norte me parece injusto que sólo se hable de eso, no digo que no sean temas muy importantes la verdad, no hay norteño que no se tenga que enfrentar uno a otro. Pero los norteños son mucho más que sólo eso, yo quisiera que siguieran surgiendo historias de aquí del norte pero también quisiera que fuéramos a ámbitos donde no es la migración y el narcotráfico lo que guía las historias del norte".

Aquí fue donde me tocó preguntar dos cosas, la primera fue para saber porqué Guillermo no toca temas de ciencia ficción o fantasía. Su respuesta fue un poco desconcertante, pero también comprensible y muy respetable: "La ciencia ficción y la fantasía no es algo que me llame la atención particularmente la verdad. Cuando fui a Seattle con mi familia, hay dos museos que están uno junto al otro que son el museo del rock y el museo de la ciencia ficción; en el del rock estuvimos cuatro horas y en el otro menos de dos minutos. La única película de ciencia ficción que a mi verdaderamente me gusta es Blade Runner, en cambio estuve diez minutos admirando la guitarra de Jimi Hendrix".

Después tuve la oportunidad de preguntarle sobre el debate de Netflix que recientemente hubo en el festival de Cannes entre Pedro Almodóvar y Will Smith. Guillermo le dio razón a ambas figuras del cine internacional: "Yo creo que va a haber gente que quiere ver películas en su casa y habrá gente que quiera verlas en pantalla. La experiencia de ver una película en pantalla grande no es sólo eso, también es bueno poder compartirla en silencio sin que nadie te interrumpa. Es muy diferente ver una película en casa con todas las distracciones que hay, a estar inmerso en una sala cinematográfica".

Otra cosa que nos quedó clara, es que Guillermo Arriaga probablemente ha entendido que siendo un director de cine, sus historias son mejor contadas por él o por sus hijos que están teniendo mucho éxito recientemente: "De ahora en adelante sólo voy a trabajar con tres directores, yo y mis dos hijos, punto. O dirijo yo o dirigen mis hijos, ya no me interesa trabajar con otros directores. Mis hijos son muy buenos en lo que hacen, no es porque sean mis hijos pero mi hija fue seleccionada a Venecia hace dos años con un cortometraje que hizo, fue seleccionada entre 1400 cortos. No tuve la necesidad de cabildear, me llamaron de Venecia y me preguntaron si tenía una hija que se llama Mariana, me confirmaron que estaba entre los finalistas".

La experiencia de Guillermo en la clase que tuvo la oportunidad de impartir, es algo muy gratificante para él. Nos pudo confesar lo que significa para él, también nos compartió las ganas que tiene de que el norte tenga mayor presencia en el cine mexicano e internacional con temáticas novedosas: "En cuanto a la clase de guión y dirección de cine, yo trato de no guardarme ningún secreto. Hay compañeros que se molestan porque les digo algunos secretos, pero a mi me gusta ver buenas películas y leer buenos libros. Si yo puedo contribuir a que haya una mejor cultura mexicana, no veo porqué no compartir mis secretos de cómo contar historias.

"Yo espero que lo que estoy brindando acá en el norte les sea útil, que los destrabe y les permita tener más confianza en ellos mismos. A veces esto nada más es un problema de confianza en ellos mismos, siempre hay miedo al fracaso, a la crítica, a equivocarse, miedo a bloquearse a la hora de escribir. Lo que yo estoy tratando de decirles es que no pasa nada si fracasan, no pasa nada si los critican, pero sí pasa mucho si no lo haces. Es mejor que te digan que es una mierda lo que hiciste, a que te digan que es buenísima tu idea pero nunca la hagas. Entonces yo les recomiendo que apuesten, no creo que pueda pasar algo malo realmente. No es como que son neurocirujanos a los que un paciente se les puede morir por cometer un error".

Para finalizar, Arriaga hizo un paréntesis cuando le preguntaron sobre el estado actual del cine mexicano: "Estoy muy contento con las películas taquilleras mexicanas que hay ahora. La verdad no es el cine que yo haría, no es el cine que a mi me gustaría hacer. Pero estoy muy contento con que Derbez se meta millones y millones de dólares con sus películas, estoy muy contento con todas las películas taquilleras. Cualquier película que tenga mexicanos y haga taquilla, a mi me hace muy feliz. Porque al contrario de lo que muchos piensan, a mi no me parece una vergüenza ese tipo de cine, me da mucho gusto que se realice. La verdad qué horrible sería que todas las películas fueran como Amores Perros, eso me parecería espantoso. Ojalá haya gente que hiciera buena ciencia ficción y fantasía en México, quiero ver más thrillers mexicanos también. Ya hacemos muy buenos dramas, estamos empezando a hacer comedias bobas pero taquilleras, eso me alegra mucho que exista".

No cabe duda que haber asistido a esta clase fue una experiencia muy importante en mi vida como escritor, tengo relativamente poco tiempo contando historias de corte periodístico. Antes tenía la idea errónea de que los periodistas no estaban capacitados para escribir guión cinematográfico, Guillermo se encargó de acabar con esa noción y me alentó a comenzar a escribir. Como bien dijo él, nadie de los que estábamos en la sala durante su clase tiene talento para escribir guión. Pero esa no es razón para que nos tengamos que rendir sin antes tratar de escribir una historia, gracias a él, ahora puedo aventarme al ruedo y comenzar a contar mi historia. ¡Gracias 'Cazador'!

 Foto por  CECUT

Foto por CECUT