Film

Film Review: One More Time With Feeling

Hugo Unwin | Kinofilia Australia

In One More Time With Feeling Director Andrew Dominik uses an innovative range of cinematic techniques to face the challenge of depicting tragedy in human terms. The film documents musician Nick Cave as he recorded and performed his sixteenth studio album Skeleton Tree. Both the film and album evoke a sense of time now gone, of being in neither the future or past, nostalgia and contentedness, an intensely powerful human experience.

Naturally, loss features heavily, however Cave's particular loss is revealed delicately, as over an hour in the uninitiated viewer learns its' details. (Much of Skeleton Tree was written prior to the tragedy, which unnervingly substantiates Cave's wife Susan Bick’s superstitious beliefs about the prophetic nature of Cave’s music). In a poignant moment Cave, surrounded by his studio and all its attendant demands, embraces his family in a well-rehearsed routine borne of repetition.

The reverence of the camera throughout One More Time conjures comparison with films such as Cameraperson. The whole-body experience of a swirling long-shot, drifting throughout the studio and surrounding countryside, reflects a ‘drone-age’ trend in post-cinema, epitomised by a corporal and experiential viewing style. Cave’s son Earl, brandishing a camera, is momentarily empowered as photos of him are flashed in colour, thereby giving agency to the photographic devices.

Beyond loss, One More Time touches on regret: ‘I should’ve strengthened my voice, I should’ve sung more before I came into the studio, I knew that at the time’, a universal feeling which connects Cave and the viewer. No matter your experience and skill, mistakes arise.

The second half of the film imbues the scenes of Cave’s domestic life with his narrated poetry, replete with musings on consequences seen and unforeseen.

The origins, influences and manifestations of creativity are often the subject of Cave's musings. In One More Time we also see the perspective of those close to him, as Bick appositely states that her work has become an outlet for grief. Conversely, Cave describes the difficulty that he has in conjuring the imagination 'when trauma takes up so much space’.

Dominik effectively interweaves the real and imagined to reflect Cave’s deep and binding belief in the importance of the subconscious to creativity. With a range of methods, Dominik succeeds in focussing on Cave’s positivity, ensuring that the moments of his darkly sardonic humour shine through, perpetuating the vision of Cave as a deeply intelligent, erudite and self-aware individual. This resistance to descend into a purely elegiac profile makes for a touching piece of cinema.

Jim Carrey teaches us a perfect way to fight depression

All pictures were grabbed from Jim Carrey's official Twitter page.

All pictures were grabbed from Jim Carrey's official Twitter page.

By Tom Spiegel

The world famous comedian took some time to give us a much-needed life lesson for today's society in which he shows us the ideal path to combat depression: painting.

As a comedy nut that I've always been and also a bit of a closeted psycho therapist, it's inevitable for me to analyze the most talented comics in history, or at the very least the ones who I can remember. The furthest I've gone in my research is Jonathan Winters or Don Rickles, both considered icons of the craft. In all the passion I've found throughout my never ending videos and texts, I have found a pattern that is more familiar with comedians who are more involved in the Hollywood world and worry a bit more about succeeding than actually enjoying the thrill of making people laugh. What I managed to discover in my investigation process, is that the more talented the comedian is, the more he wants to cover other artistic areas in entertainment. 

We have some incredibly quick-thinking improvisational comics, who I consider to be at the very top of the creative realm. Fair examples of this comic are the ones we will discuss in this article. Jim Carrey, Richard Pryor, TJ Miller, Gregg Geraldo, and more importantly Robin Williams; these are the prime examples of creative comic minds who sometimes cross a very thin and dangerous line that can suck their souls and sometimes even spark mental illness they didn't have before. Jim Carrey has been well-known as a diagnosed bipolar comic who has always fought with depression; he has never shied away from the burdens he has to bear every single day of his life. Being that talented has a high price, for some comics being this creative has even cost them their lives. 

There is also the more prepared and sharpened comedian who wasn't good when he started but has improved over the years to levels that only the very best can aspire. In this group of comics, you can easily find people like Ricky Gervais, Louis C.K., Jerry Seinfeld, and Chris Rock talking about their rise to stardom and how hard they worked over the years. These guys need at least a year to write a full hour of material and another year to test it in comedy clubs before they are confident they have a good show, but the misfits like Carrey and Williams were born with the comedy spark since they were little. Both of them were lonely little boys who started developing characters at an early age without realizing they also developed mantel illness; Robin Williams developed dementia for example. 

August the 11th marks three years since Robin Williams sadly passed away after committing suicide, the icon was found hanging in a bedroom door. People already knew how depressed he was since he was young, substance abuse at an early age certainly didn't help in latter years because his illness only grew stronger. But then again, the fact that he needed so many drugs to feel better also means that even sober he didn't feel okay. Fortunately for him, Robin's family helped him find inner peace in the city of San Francisco, and we witnessed some of the most impressive work of his career during his sober years. But as all unhinged creative minds, Robin required something to keep him occupied and distracted from his always present depression. Going on bicycle rides every day seemed to help out a lot, but divorcing his wife and separating from his family was a huge blow for him. 

I remember shedding many tears when I found out about his passing; it's almost as if I had lost one of my dearest friends because I had been following his career for decades. That's when it hit me; I remembered how severe Jim Carrey's depression had been for the past few years. Personal problems had him in constant search of tranquillity and enlightenment, a sudden alarming feeling came over me, and I started researching the latest acting he's done or comedy he's performed. I quickly realized that Jim Carrey hadn't done much in the last decade, he is another one of those artists who feel suffocated by the shallow and empty Hollywood life. Then I stumbled upon a nifty little show made for comedians by a legendary comedian called "Comedians in Cars Getting Coffee", my first reaction was searching for Jim Carrey's episode, and there it was. 

This was a few years back, the reason I bring this up is that it soothes me to know that fewer people are as alarmed as I was then after knowing that Jim is alive and well. In that episode with Jerry, he spoke about how much he is enjoying life through painting, the perfect therapy for a person who suffers depression the way he does. Then a few days ago, Jim uploaded a documentary about his experience with painting called "I Needed Color." Watching it reminded me of Robin Williams so much, I felt sad because I knew he wasn't able to find the proper therapy in time like Jim did. But I also felt happy because I saw hope in Carrey's words during the documentary, he knows he is the type of creative mind that needs to feel less involved in the world's problems because they hurt him on a fundamental level. 

Sadly, not all comedians have the fortitude or carelessness to find comedy in tragedy. People like Jim Carrey are compassionate souls who do their comedy with no intention to enrage anyone, other comedians don't care about that, and that's okay. Perhaps the British comics have a more relaxed way of approaching their craft, people like Jimmy Carr, Ricky Gervais, and Craig Ferguson don't take themselves that seriously. Maybe that's where their success is hidden in plain sight, not giving a fuck every once in a while and just letting the comedy flow can also be the answer sometimes. I sure do hope Jim Carrey comes back to act in great comedy movies like in the past, let's hope his new hobby fuels him with motivation, and we get a new timeless character to imitate until the world comes to an end. 

Keep that momentum going Jim, please don't make me miss you and cry for you as Robin did.

My first ever experience at Comic-Con International

By Tom Spiegel

Even if I have always been an avid movie and comic book fan since I have a memory, I had never really been graced with the opportunity to experience the San Diego Comic-Con due to various reasons. But this year was going to be different; my goal was to at least make it to the outskirts of the convention center and take loads of pictures of sweaties in full-blown cosplays. But what I got was a little bit better, just a tad shy of the full experience. While visiting my favorite video game shop, I encountered a nice lady employee who told me about a chance to work at the Con for a few days, suddenly getting paid to attend the event seemed like an excellent idea. The catch was that I would work as a security guard on the main entrance floor, without getting to go down to the exhibit hall. This was my first chance to actually get to say that I attended Comic-Con, so finally, I decided to go through with the experience. 

Verdict

I gotta say, apart from the excruciating pain my feet went through during all four days of the Con, the experience was actually pretty amazing. I got to interact with thousands of sweaty fans whose faces told the story of a place like no other, a convergence that congregates hundreds of thousands of fans who love movies, comic books, and pop culture, who are mostly quite respectful for one and other. My post was at one of the main entrances in the registration area; I had to deal with people who wanted to go out of the building for various reasons and needed to be re-directed by yours truly in order to get to the other side. For the most part, I had absolutely no problems dealing with people who just wanted their freebie bags, their collectible pin, and limited edition Jack Kirby book with articles about his impressive career. Since I wasn't allowed on the main floor, that was the best I could aspire to get, and I enjoyed every single minute of it. 

I did attempt to sneak into the main floor, at first I did get past the security guards, but I miserably failed after only five minutes of walking in I was politely asked to leave the premises. It was worth the try; I got to take a picture of K2-SO from Star Wars: Rogue One. After that failed attempt, I knew that my main objective was to take as many cosplay pictures as I could, and that's exactly what I did. 

The Strong Cosplay Game

It's hard to imagine how much work goes into making most of the elaborate costumes that make it to Comic-Con, I got the pleasure of taking over 60 pictures that I share with you at the very top of this article. All the toddlers with their cosplay are the ones that get me every time. However, perhaps the most beautiful costumes are the ones I got to see an old couple dressed as Han and Leia, who were walking around the floor holding hands and looking cuter than anything I got to see during the whole weekend. I also got a chance to find a couple of celebrities who were walking across the room to get to a panel. One of them was legendary comic book sweaty John Schnepp who has a show on Collider called Heroes. He was nice to me when I recognized him but looked a bit rushed to get to a panel.

However, the other famous person I met was one of the most recognized film critics in recent history; his name is Scott Mantz. As soon as he realized I knew him, he was incredibly gracious and asked me to take out my phone for a selfie; it's cool when people who get famous don't let it get to their head just like Mantz did with me and many fans I'm sure. But is I want to talk about highlights, there are other details of my whole trip that I can mention, for one I got to attend the event with my brother Diego who volunteered and hung out with me after every shift. Another great moment was when I met the lovable Moose, a local who goes every year for the autographs and got to take a picture with Chadwick Boseman. During a few breaks I got while working, I decided to spend time with him and got to meet a great human being who was one of the nicest people I met. 

For next year, I will try to get a badge for sure, either as a professional or press so I can cover more details of the event for this website. I do believe that we qualify to get in there without a problem, we'll do everything we can to get the full experience of the Con. But as a first time, I really can't complain about everything I saw. And the best part of it was that I got to hang out with some very nice people, both staff, and attendees. Let's hope next year increases my love for the experience. 

Picture taken from Moose Polk's Facebook page

Picture taken from Moose Polk's Facebook page

Sergio Brown nos lleva a la Docu-Ficción autobiográfica

Foto por 'Checo' Brown

Foto por 'Checo' Brown

Por Pavel Ibarra Meda

Una de las principales razones por las que fue creado Kinofilia, es por el amor incondicional que he tenido por el cine desde que tengo memoria. Recuerdo los días en los que iba a mi tienda de video donde rentaba todos los VHS que podía y los devoraba en cuestión de horas, esto es mucho antes de que el internet se convirtiera en este monstruo tan prominente que el día de hoy domina la cadena alimenticia en el mundo del consumo. Pero hay una rama del cine que no conocí hasta que estaba más grande, ya como preparatoriano en la ciudad de Tijuana. 

Fueron los tiempos en los que se dieron todos los eventos del 11 de Septiembre, en aquellos años conocí el cine documental gracias a Michael Moore y su 'Masacre en Columbine', después pude analizar detenidamente su 'Farenheit 9/11'. Pero el documental lo conocí de una manera más íntima gracias a una de las principales figuras del género en la frontera, un maestro que cada que puede alza la voz y el lente cuando ve una injusticia. Un nativo del municipio de Rosarito, que por mucho tiempo adoptó a la ciudad de Tijuana como su casa, pero siempre mantuvo gran parte de su alma cerca de la brisa y la arena del 'pueblito' contiguo. 

A 'Checo' lo conocí por casualidad, me tocó ver un anuncio de unas clases de cine gratis en la Universidad CESUN. Rápidamente le dije a mis amigos para ver quién se animaba a ir, aprender cine es algo que siempre he perseguido de una manera u otra. Esta era mi oportunidad para por fin ver un poco más de cerca esta manera de contar historias, de hacer arte. Pero no estaba preparado para la experiencia que me esperaba, me encontraría con uno de los profesores más pasionales que jamás ví impartir una materia en un salón de clases. Desde el primer día mientras nos contaba sobre la historia del cine, de los revolucionarios hermanos Lumiere, del visionario Georges Mèliès, o del virtuoso Jean-Luc Godard, me di cuenta que compartíamos un amor por el cine igual de intenso. Sentía que había encontrado un oásis, mis amigos se dieron cuenta por lo profusas de mis pláticas después de las clases. 

 

Después por cuestiones del destino dejé de tener contacto con él, nunca dejé de consumir cine, fueran de ficción o documentales. Hasta que por allá del 2008 que todos nos conectamos a redes sociales casi por osmosis, tuve la oportunidad de toparlo en un bar por el centro de Tijuana. Era obvio que él no me recordaba, pero sí que recordaba esas clases de Loops Urbanos que impartió a varias ávidas mentes de preparatoria. Yo no vivía en Tijuana en ese entonces, pero en el primer momento que lo vi en redes sociales, no dudé en hacer contacto por ahí para continuar siguiendo su conversación hacia el mundo. 

Una vez que me empecé a familiarizar más con su contenido, me di cuenta porqué es tan apasionado por el cine documental. 'Checo' Brown es un documentalista/activista que siempre se ha preocupado por problemáticas sociales tanto a nivel nacional como local. Si en algún momento he tenido instinto periodístico, éste nació por primera vez de una inquietud por preguntarle sobre sus razones detrás de esta pasión por hacer estas películas. 

Sobre la experiencia de dar el curso de tres días a alumnos que llegaron al CEART de Rosarito (yo incluido), 'Checo' abrió la entrevista dándonos una extensa explicación de cómo fue todo el proceso: "Isa, que trabaja en el CEART de Rosarito me propuso trabajar con ellos. Pero lo consideré hasta que había una nueva directora porque había tenido disputas políticas con el anterior director de la institución. En el año 2009 éramos facciones artístico/políticas contrarias, cuando a él lo nombraron director del CEART ni siquiera me quise acercar. Realmente nos pegamos con todo en aquel entonces, hubo 4 meses de manifestaciones, escritos, críticas, confrontaciones, fue un desmadre. El documental que trata de ese tema está por hacerse, entonces por eso no me había acercado."

"Cuando vi en el periódico que cambiaron de director, fue cuando decidí acercarme con un proyecto en tres facetas. Primero les propuse una conferencia para ir abriendo el tema, luego voy a dar una clase magistral y después, abrir un taller. Me dijeron que sí, en la conferencia fueron 15 personas y en el curso no esperábamos que fuera tanta gente. Para esta clase magistral esperábamos unas 18 personas y terminaron asistiendo más de 25."

"Dando este curso específico con este formato lo empecé en 2014 con un amigo que se llama Pavel Valenzuela, él es mi socio con el que tengo una compañía. Soy parte de una sociedad con Pavel, tengo otro proyecto con un amigo mío de la infancia sobre cine documental, y aparte tengo los proyectos externos en los que siempre he colaborado."

"Pavel fue mi alumno primero por allá del año 2000, después nos hicimos compas y yo le edité su tesis, que fue una video tesis. Después de ahí empezamos a hacer varios proyectos juntos, él se fue a estudiar su maestría en antropología visual a Barcelona un par de años y entre que se fue y regresó estuvimos trabajando tres documentales que se extendieron un poco porque se fue. Cuando regresó empezamos otros y fue ahí cuando CEART Tijuana nos hizo una propuesta para desarrollar un taller, antes de eso dimos un intensivo en el CUT, di otro en Transmedios. Esta es la quinta vez que doy este taller."

"La cinematografía es un campo que en esta zona del país no está tan trabajado, se ha estado construyendo en los últimos veinte años. Aquí en Rosarito tuve una experiencia muy satisfactoria. Yo creo firmemente que bajo el método que yo trabajo, cualquier persona que tenga la disposición de convertirse en artista documental lo puede lograr. Yo sostengo que bajo los métodos que yo trabajo, cualquier persona puede hacer buenos documentales. Yo tengo esa idea de que si un ser humano es capaz de algo, cualquier otro puede hacerlo. Incluso estoy convencido que muchos luego lo harán mejor que yo. Como primer reflexión, a mi me interesa que vaya gente que ya tiene un conocimiento previo, pero también me interesan las personas que llegan por ese impulso de conocer algo nuevo que probablemente siempre estuvieron buscando pero no habían podido conectar."

Sobre su decisión de irse por el lado más antropológico del cine documental y sus ideologías personales dijo: "Tiene que ver más con mi formación artística personal, las influencias que tengo, el tipo de pensamiento que he llevado. Esta forma de pensar tiene que ver con poder hacer una comunión entre mis intereses personales individuales y la comunidad. A mi me toca ser parte de un momento de la historia de nuestra región, en el cuál los proyectos de mayor trascendencia eran colectivos."

"Por un lado yo tengo una formación política de izquierda formada en particular por una escuela del movimiento zapatista mexicano de finales del siglo XX y principios del XXI. La irrupción del movimiento indígena en la política mexicana me hizo entender la distancia socioeconómica entre las clases en México y la desaparición por siglos de los indígenas. Ahí fue donde tuve una conexión muy importante con la gente que como decían los mismos zapatistas, no tenían voz."

Sobre el impulso de documentar injusticias a su criterio, 'Checo' expresó que: "Yo tengo muy claro que la historia es una confrontación de puntos de vista, entonces si me enojo por esa confrontación el que va a salir dañado soy yo. Durante mi carrera, he pasado por un proceso en el cuál me he tenido que desligar de lo personal. Lo que hago es conectarme con mis ideas sin importarme que haya conflictos o discusiones con el otro, todo eso lo veo natural en mi trabajo."

A cerca de la adrenalina de hacer documentales sobre temas tabú, 'Checo' mencionó que: "En el documental que he estado haciendo durante mi carrera, prácticamente he registrado los movimientos socio/políticos de la región donde no he tenido conflictos porque soy parte de los movimientos. Yo voy a grabar las manifestaciones en defensa del petróleo, voy a grabar las manifestaciones en contra de los fraudes electorales, grabo manifestaciones en contra de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. De una u otra manera son grupos con los que siento algún tipo de afinidad, sí me ha arriesgado pero trato de no hacerlo."

También habló sobre haber probado la fama internacional, nuestro entrevistado nos hizo un recordatorio de los momentos más significativos en su profesión: "A lo largo de mi carrera he compartido mi experiencia con muchos amigos cercanos que a lo largo de 18 o 20 años, juntos hemos ido creciendo en el aspecto creativo. A lo largo de este periodo, he podido observar que ese movimiento ha tenido un cambio de pasar de las modalidades de representación clásica como las explicativas o expositivas; se han empezado a buscar las nuevas manifestaciones dentro del documental que viene siendo la docu-ficción aparte de las que mencioné."

"Este nuevo género permite adentrarse a ciertos modelos más creativos que permiten hacer ficción dentro del documental y esto a su vez amplían las posibilidades artísticas del realizador. En casi todos los jóvenes que me ha tocado apoyar, casi todos se quedan en el documental basado en la entrevista que tiene que ver con la historia de alguien más y no de ellos mismos. Pienso que los ejercicios autobiográficos como los que propuse en esta clase, pueden ser una forma de sanación psíquica. Esto se ha trabajado ya en el teatro, pero ahora en el documental va a empezarle a pasar a muchos realizadores como me ha pasado a mi, un cambio positivo. El mensaje que yo voy a dar es ese, tienen que hacer este género del documental porque los va a ayudar a cambiar. Si tú cambias a través del cine, no necesitas que alguien más vea tu película porque lo único que necesitas es cambiar tú."

Para poder ilustrarnos más sobre lo que hace, el señor Brown nos habló de uno de sus ya tres documentales que forman una trilogía: "Para poner un ejemplo, en el caso de 'Huracán 76'; en esta historia me voy viendo a mi al mismo tiempo que voy observando a la sociedad. Aquí voy planteando a través de una serie de discursos, la explicación de un entorno histórico/político en el cuál se desarrolla la vida de un personaje (que en este caso soy yo). Empezamos hablando del '68, hasta los movimientos políticos de los '70, hablamos del Zapatismo, de las luchas de resistencia en contra de los fraudes electorales y finalmente, hablamos del contexto contemporáneo de la imposición de Enrique Peña Nieto junto con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa."

"Aquí las películas que son autobiográficas a su vez están inscritas en una circunstancia histórica que ubica al sujeto (mi historia), dentro de una sociedad. Yo como documentalista también, soy el que se ha dedicado a documentar ese proceso. Básicamente muestro imágenes que se van a convertir en registros de la Revolución Mexicana, esto quiere decir que la Revolución Mexicana no va a pasar dentro de 5 años, ya está sucediendo desde hace mucho tiempo. Esas imágenes en las cuales me inserto yo como documentalista dentro de una modalidad autobiográfica, creo que estoy dejando un testimonio para que estos hechos humanos no se desvanezcan en el tiempo o en el concepto de historia como decía Herodoto."

Presentación del libro 'Huracán 76'.

Presentación del libro 'Huracán 76'.

Sobre su nuevo documental Saicología, Checo nos muestra un lado muy íntimo de su experiencia de vida en el que ha tenido que luchar con varios de los más grandes obstáculos en su vida: "En términos generales, te puedo decir que es la historia de un escritor (yo mismo) que escribe un libro con ese nombre y en el proceso de la escritura va mostrando qué significa ser un escritor. Describo mi día a día como escritor, describo los detalles de todo lo que hago. A su vez soy un activista social que tiene colaboraciones artísticas con personas que son mis amigos."

Still del documental, 'Saicología'.

Still del documental, 'Saicología'.

"Saicología significa un viaje hacia mi interior, un viaje con la noche obscura de mi alma, con mi sombra más profunda. Este libro se detona a partir de una cosa terrible que me pasó: lo que pasó fue que en el entorno más cercano de mi familia hubo dos casos de agresión sexual a menores de edad que fueron encubiertas por mi hermana. La persona que cometió este delito de pederastia es su pareja, quien era mi cuñado pero ya no lo considero así, él agredió a su propia hija y a mi sobrina siendo menores de edad. Yo me entero de todo lo que pasó tiempo después, evidentemente no podía dejarlo pasar desapercibido tanto en lo emotivo como en mis pensamientos. Estos sucesos me llevan a la que ha sido la peor crisis de mi vida hasta ahorita, considerando que ya he tenido unas muy fuertes como la muerte de mi madre cuando yo tenía 21 años, o la muerte de mi padre cuando tenía 28."

La manera en la que me contó sobre estos sucesos tan fuertes y viscerales en el momento de la entrevista, me ayudó a conocer un lado más personal de 'Checo', me ayudó a darme cuenta de dónde viene esa inquietud interminable por contar historias de crítica social que logra transformarlas en relatos que pueden llegarse a percibir como muy íntimos o personales. La razón de esto es toda la experiencia que le ha regalado el haber perdido a personas tan valiosas en su vida a una edad tan temprana, pero también sentí que el tema central de Saicología era el más complicado para él porque las personas afectadas en el percance aún están vivas. Entonces me entró la inquietud de saber de qué manera había canalizado tal acontecimiento, después de la primer entrevista el documental aún no estaba terminado. 

Debido a esto, yo sentía que mi entrevista no estaba conclusa hasta que pudiera ver tranquilamente Saicología. Por suerte, para 'Checo' era importante que una persona fuera de su círculo social pudiera ver su producto semi-terminado para así poder agregarle cualquier tipo de arreglo o elemento que pudiera mejorar el filme. Unas semanas después, 'Checo' tuvo la cortesía de invitarme a su casa a ver el docu y no me lo pensé dos veces. Llevé un doce de cerveza artesanal de la Baja, y fui con toda la intención de cerrar un ciclo de entendimiento que me iba a permitir terminar este análisis del personaje que tanto me ha intrigado a lo largo del tiempo que lo he conocido. 

Me di cuenta que dentro de esta última pieza de la trilogía, él se adentró en definiciones y estudios que se encargaron de revelarle lo obscura que puede llegar a ser una persona. Dentro de la experiencia de filmar su día a día, o mejor dicho, noche a noche sin que los demás se dieran cuenta; el espectador del filme (en este caso yo), iba a poder definir la manera tan profunda en la que lo afectó este acontecimiento tan difícil de vivir. Pude ver a su familia más querida, que son sus amigos, compartir con él los momentos complicados después de este suceso y ayudarlo a aguantarlos de alguna manera, y superarlos al final. 

Pero a pesar de lo que podamos ver como espectadores, yo soy de los que piensa que en un estudio autobiográfico documental, el espectador realmente nunca va a comprender completamente el mensaje que el realizador desea transmitir. Para mi, los trabajos de este tipo tienen mucho que ver con la subjetividad, ya que no todos vivimos de la misma forma la experiencia de la vida. No todos los individuos experimentamos momentos exactamente iguales o similarmente traumáticos, comparado con otras personas; es por eso que cada persona va a tener una experiencia distinta cuando tenga la oportunidad de ver el producto. 

Durante la proyección de la película, me di cuenta de lo mucho que se adentra en el proceso a pesar de haberla visto ya miles de veces. Su proceso es el de ir viendo cada detalle para mejorar aspectos con cada proyección que le muestra a diversos espectadores, esto con la finalidad de nunca proyectar el mismo producto; a esta práctica se le llama cine vivo de acuerdo con 'Checo'. En la entrevista me quedó claro, que estamos ante un maestro del cine documental que ya ha probado las mieles del éxito durante su época con el colectivo de música electrónica llamado Nortec. La intención que tiene 'Checo' ya es distinta a la que tenía cuando era joven. Si bien el impulso por siempre tratar de compartir su conocimiento a través de la enseñanza sigue intacto, incluso más fuerte que nunca.

 

'Checo' se ha dado cuenta que él necesitaba una auto-exploración a través de su arte. Para él, la mejor manera de lidiar con los problemas personales siendo un artista, es haciendo cine y expresando su sentir por medio del arte. Para mi en lugar de terapia, puedo darme cuenta que él tiene más que suficiente con seguir manteniendo su ímpetu creativa en constante movimiento. A esto yo le agregaría su buena predisposición de protestar por injusticias que ve en la sociedad, una reacción natural que como seres humanos traemos en los genes, el problema es que algunos se distraen o anestesian al consumir productos que los alejan de la realidad en la que vivimos. Pero 'Checo' no se deja distraer, él sigue alerta y siempre dispuesto a levantar la cámara para documentar lo que considera importante. También, nunca está de más tener a tus amigos que te tiendan una mano cuando estás caído, que te puedan llenar de amor cuando más lo necesitas. El señor Brown está bien cubierto de todo esto, por eso sus productos contienen esa preponderancia. 

Le agradecemos a Sergio Brown Figueredo que nos haya compartido de una forma tan cercana su obra en forma de trilogía, también le agradecemos que nos haya compartido su amor por el cine documental y conocimiento. En una entrevista futura, trataremos de abordar más sobre sus aventuras con Nortec y los proyectos de Bostich + Fussible que en estos momentos están teniendo mucho reconocimiento internacional. 

Guillermo Arriaga, el ‘Cazador’ de las grandes historias

Foto por  CECUT

Foto por CECUT

Por Pavel Ibarra Meda

En la que sin duda ha sido unas de las experiencias más gratificantes de mi vida reciente, tuve la oportunidad de tomar una clase de guión cinematográfico impartida por Guillermo Arriaga. Para los que no sepan quién es, estamos hablando del escritor de grandes películas recientes como 'Amores Perros', '21 Gramos', 'Babel', 'Los Tres Entierros de Melquiades Estrada', entre otras películas de renombre internacional. Tuve la oportunidad de ver un anuncio de la clase en Facebook, sentía que ya era tiempo que peleara contra mi miedo de introducirme de lleno en la curva de aprendizaje cinematográfico. La clase fue impartida en el Centro Cultural Tijuana (CECUT). Les puedo confirmar que tomé la mejor decisión posible, ya que esta clase para mi sorpresa, no sólo era de guión si no de cine también. 

Lo que más se me grabó en la memoria sobre Guillermo, fue el desparpajo con el que aborda este proceso tan desgastante de contar historias. Supongo que para él, en lugar de quitarle energía, ver la reacción de la gente con sus historias lo llena de un flujo de positivismo que lo motiva a seguir. Su proximidad con un auditorio de más de cien personas me pasmó, ya que seguramente todos se sintieron identificados con la manera tan amena que Guillermo tiene para relatar cualquier cosa. También me impactó su desinterés por mantener todos los secretos y trucos que ha ido aprendiendo de cine para él mismo. Siendo una persona que ama el aprendizaje y la educación, entre más sepa el auditorio sobre sus descubrimientos, para él mejor. 

En esta clase me encontré con una persona que no sólo me quería enseñar sobre cómo escribir un guión cinematográfico, yo pensaba que iba a aprender cosas más técnicas para ser honesto. Guillermo está interesado en el paquete completo, como casi todos los directores mexicanos que han tenido éxito a nivel internacional. Éste maestro tiene un profundo conocimiento sobre dirección, lenguaje cinematográfico, actuación, escritura literaria, composición de una escena, e incluso se avienta uno que otro chiste de buena calidad. Todos los asistentes de la clase que duró alrededor de 10 horas entre dos días, estábamos agudamente concentrados en cada nuevo concepto que él nos quería compartir. 

Después tuve la oportunidad de sentarme junto a él y otros compañeros de la prensa, para poder entablar una plática más próxima y compartirles este artículo sobre mi primer experiencia con un guionista mexicano que triunfó en Hollywood. La principal intención de Guillermo aparte de impartir esta magistral clase, era la de promover su nuevo libro en la Feria del Libro en Tijuana: "Dirigí la película 'Burning Plane', que acá se le llamó 'Fuego'. Decidí meterme a escribir un libro que después de filmar la película fue complicado. Me metí a dirigir algunos cortometrajes porque sabía que quería escribir la novela y no quería aventarme a dirigir otra película antes de escribir la novela", nos dijo al inicio de la entrevista. 

Después nos compartió un poco sobre el logro que ha supuesto este nuevo libro que terminó siendo bastante denso (700 páginas), pero digerible: "Escribí 'El Salvaje' que ahora traigo a la Feria del Libro en Tijuana, me tomó 5 años escribirlo y la verdad estoy muy contento por la reacción que ha tenido la novela. Desde que este libro era un manuscrito se subastó en la feria de Frankfurt y varios países, ya está comprado en 10 idiomas. Va para su cuarta edición en México, va para su cuarta edición en España y acaba de salir en Argentina, Perú, y pronto estará en idiomas tan diferentes como el chino y el polaco.

"Se trata de una novela muy voluminosa, es una novela de 700 páginas que me tomó el 10% de mi vida escribir. Yo me estaba preparando para dirigir otra película cuando la historia de 'El Salvaje' empezó a decirme que si no la contaba me iba a ahorcar. En varias ocasiones he dicho que las historias que se te quedan te empiezan a oxidar el cuerpo, a envenenarlo. Entonces decidí escribir la novela, dirigiré cortometrajes entre medio para no perder el ritmo, no me alejé por completo del cine pero sí estuve concentrado en escribir esta novela", agregó.

Pero lejos del trabajo literario que nos ha venido a presentar, Guillermo es uno de los guionistas más exitosos en la historia del cine mexicano. Su trabajo en 'Amores Perros' le valió nominaciones a los premios de la Academia, después siguió con esta tendencia con impresionantes trabajos en '21 Gramos' y 'Babel'. A estos tres filmes, Guillermo los llama la trilogía de la muerte, ya que giran alrededor de experiencias personales en las que él mismo estuvo cerca de morir. Una reportera le mencionó que su trabajo daba la impresión de tener mucho que ver con el tema de venganza, él no está muy de acuerdo: "Más que venganza, mi trabajo trata de las diversas vías que tienes para llegar a resarcir el daño que te ocurrió, el camino de la venganza no siempre es el correcto. Yo creo que mi obra es más sobre esperanza y el amor más que cualquier otra cosa".

Guillermo también nos habló de la razón por la que él no sólo se enfocó en escribir cine a lo largo de su carrera y de paso criticó un poco a las temáticas más recurrentes del cine mexicano: "Yo creo que lo escrito es una parte importante de cualquier película pero no es toda la película, la virtud que ha tenido el cine es la virtud de poder contar historias que no son solamente sobre la ciudad de México. Si algo va a enriquecer al país, son las tantas historias que se pueden contar sobre México como país. Yo siento que el norte tiene que rebasar lo que hemos hecho siempre de migración y narcotráfico, el norte es mucho más que migración y narcotráfico. Por eso cuando hice 'Burning Plane' que es sobre la frontera, mi intención era hacer una película de amor entre gringos y mexicanos".

En especial, Guillermo habló de lo fuerte que es la influencia del norte en todo el país, él espera que salgan nuevos talentos a contar historias más variadas: "Yo que conozco muy bien el norte me parece injusto que sólo se hable de eso, no digo que no sean temas muy importantes la verdad, no hay norteño que no se tenga que enfrentar uno a otro. Pero los norteños son mucho más que sólo eso, yo quisiera que siguieran surgiendo historias de aquí del norte pero también quisiera que fuéramos a ámbitos donde no es la migración y el narcotráfico lo que guía las historias del norte".

Aquí fue donde me tocó preguntar dos cosas, la primera fue para saber porqué Guillermo no toca temas de ciencia ficción o fantasía. Su respuesta fue un poco desconcertante, pero también comprensible y muy respetable: "La ciencia ficción y la fantasía no es algo que me llame la atención particularmente la verdad. Cuando fui a Seattle con mi familia, hay dos museos que están uno junto al otro que son el museo del rock y el museo de la ciencia ficción; en el del rock estuvimos cuatro horas y en el otro menos de dos minutos. La única película de ciencia ficción que a mi verdaderamente me gusta es Blade Runner, en cambio estuve diez minutos admirando la guitarra de Jimi Hendrix".

Después tuve la oportunidad de preguntarle sobre el debate de Netflix que recientemente hubo en el festival de Cannes entre Pedro Almodóvar y Will Smith. Guillermo le dio razón a ambas figuras del cine internacional: "Yo creo que va a haber gente que quiere ver películas en su casa y habrá gente que quiera verlas en pantalla. La experiencia de ver una película en pantalla grande no es sólo eso, también es bueno poder compartirla en silencio sin que nadie te interrumpa. Es muy diferente ver una película en casa con todas las distracciones que hay, a estar inmerso en una sala cinematográfica".

Otra cosa que nos quedó clara, es que Guillermo Arriaga probablemente ha entendido que siendo un director de cine, sus historias son mejor contadas por él o por sus hijos que están teniendo mucho éxito recientemente: "De ahora en adelante sólo voy a trabajar con tres directores, yo y mis dos hijos, punto. O dirijo yo o dirigen mis hijos, ya no me interesa trabajar con otros directores. Mis hijos son muy buenos en lo que hacen, no es porque sean mis hijos pero mi hija fue seleccionada a Venecia hace dos años con un cortometraje que hizo, fue seleccionada entre 1400 cortos. No tuve la necesidad de cabildear, me llamaron de Venecia y me preguntaron si tenía una hija que se llama Mariana, me confirmaron que estaba entre los finalistas".

La experiencia de Guillermo en la clase que tuvo la oportunidad de impartir, es algo muy gratificante para él. Nos pudo confesar lo que significa para él, también nos compartió las ganas que tiene de que el norte tenga mayor presencia en el cine mexicano e internacional con temáticas novedosas: "En cuanto a la clase de guión y dirección de cine, yo trato de no guardarme ningún secreto. Hay compañeros que se molestan porque les digo algunos secretos, pero a mi me gusta ver buenas películas y leer buenos libros. Si yo puedo contribuir a que haya una mejor cultura mexicana, no veo porqué no compartir mis secretos de cómo contar historias.

"Yo espero que lo que estoy brindando acá en el norte les sea útil, que los destrabe y les permita tener más confianza en ellos mismos. A veces esto nada más es un problema de confianza en ellos mismos, siempre hay miedo al fracaso, a la crítica, a equivocarse, miedo a bloquearse a la hora de escribir. Lo que yo estoy tratando de decirles es que no pasa nada si fracasan, no pasa nada si los critican, pero sí pasa mucho si no lo haces. Es mejor que te digan que es una mierda lo que hiciste, a que te digan que es buenísima tu idea pero nunca la hagas. Entonces yo les recomiendo que apuesten, no creo que pueda pasar algo malo realmente. No es como que son neurocirujanos a los que un paciente se les puede morir por cometer un error".

Para finalizar, Arriaga hizo un paréntesis cuando le preguntaron sobre el estado actual del cine mexicano: "Estoy muy contento con las películas taquilleras mexicanas que hay ahora. La verdad no es el cine que yo haría, no es el cine que a mi me gustaría hacer. Pero estoy muy contento con que Derbez se meta millones y millones de dólares con sus películas, estoy muy contento con todas las películas taquilleras. Cualquier película que tenga mexicanos y haga taquilla, a mi me hace muy feliz. Porque al contrario de lo que muchos piensan, a mi no me parece una vergüenza ese tipo de cine, me da mucho gusto que se realice. La verdad qué horrible sería que todas las películas fueran como Amores Perros, eso me parecería espantoso. Ojalá haya gente que hiciera buena ciencia ficción y fantasía en México, quiero ver más thrillers mexicanos también. Ya hacemos muy buenos dramas, estamos empezando a hacer comedias bobas pero taquilleras, eso me alegra mucho que exista".

No cabe duda que haber asistido a esta clase fue una experiencia muy importante en mi vida como escritor, tengo relativamente poco tiempo contando historias de corte periodístico. Antes tenía la idea errónea de que los periodistas no estaban capacitados para escribir guión cinematográfico, Guillermo se encargó de acabar con esa noción y me alentó a comenzar a escribir. Como bien dijo él, nadie de los que estábamos en la sala durante su clase tiene talento para escribir guión. Pero esa no es razón para que nos tengamos que rendir sin antes tratar de escribir una historia, gracias a él, ahora puedo aventarme al ruedo y comenzar a contar mi historia. ¡Gracias 'Cazador'!

Foto por  CECUT

Foto por CECUT

Film Review: American Honey (2016)

Hugo Unwin | Kinofilia Australia

The opening scenes of Andrea Arnold’s American Honey subtly remind us of our place as animals within the natural world. Scavenging for food, protagonist Star commences a 150 minute long existential journey, played with finesse and poise by Sasha Lane in her acting debut. Star displays lichen-like attraction to a passing ragtag group of magazine salespeople follows, as she joins their observance of essential customs, typified by the chanting of southern trap anthems.

This documentation of a particularly American style of escapism is reminiscent of Kerouac and pays homage to this tradition throughout. Arnold's talent lies in stressing the importance of bonds which drive groups of individuals, with patient and lengthy scenes that illuminate traditions, routines and stability for subjects whose liberation is found in crafting their own brand of these essential human customs. Excitingly, the bonds these impoverished youngsters forge in replacement of popular social conventions are on at least one occasion literally borne of fire.

American Honey shines in exploring the dynamic between animals in the natural world by subtly reminding us that we too are such beasts. The sound and aesthetic of fauna consistently entices a conceptualisation of the exuberant teenage and twenty-something subjects as animalistic, while simultaneously reprimanding our instinct to do so through Star's gentle demeanour.

Arnold's depiction of animals can be seen as a nuanced investigation of the connection between an impulse to accumulate capital, consumption, and the human species' place in control of Earth's climate. The bonds demonstrated throughout American Honey show an individual style of human collaboration, the foremost challenge of our age.

Unfortunately, the film loses some focus in a lengthy third act, distracted by the seemingly random and confused driven sexual relationship between Josh and Star. This could be looked upon as an expression of the randomness of reproduction that is commonly, if unconsciously and oftentimes mistakenly, associated with non-human animals' sexual activity.

Uncertainty hangs over the film’s conclusion, guiding the viewer to an acceptance of this is an essential part of the natural order of things. It is a powerful end to a film which places responsibility for empathy and understanding on the shoulders of the viewer, an evocation made throughout this engaging piece of cinema.

The difference between Marvel and DC in film

By Tom Spiegel

Warner Brothers needs to create the DC Cinematic Universe and make it as successful as the Marvel Cinematic Universe and yet they still haven't been able to figure out a way to tell good stories in the few films they have done. This is the never-ending story with the old DC vs Marvel rivalry, the same one that has been going for the better part of the last 80 years. Just as DC had the upper hand for decades because they started early in comic books, Marvel started their cinematic universe as a whole earlier than DC and their success has triggered an urgent reaction from the heads of Warner Brothers studios. 

The red flags have been presenting themselves for the better part of the last decade, the head of Warner Brothers, Kevin Tsujihara, has been considered the main person responsible for this poor representation of DC comics in the last three films they have produced. Since the Nolan Batman films, there hasn't really been a comic book movie produced by this company that can rival the frequently good films Marvel Studios have given to the public. We got intel from someone on the inside about the turmoil inside the studios that usually makes film directors clash with executives. 

The latest red flag was Ben Affleck, who just confirmed that unless the script for the new Batman movie is good, he won't take part in directing the solo film. Geoff Johns' latest tweets in which he makes his wishes for 2017 and doesn't even mention the Batman movie was another red flag. The executives are obviously still trying to micro-manage all the movies and by consequence, they have managed to sabotage them, just like they did with Batman V Superman and Suicide Squad last year. They may have the animated movies all figured out, but they still lack the skills that Kevin Feige has at Marvel Studios where they mostly get home-runs. 

The reasons for this recent problem with Ben Affleck could be a few. The most frightening one is that Affleck and Jones don't agree on the script. The other one is the most obvious, which is the studio heads are nosing in to try and modify the story that Jones and Affleck were so excited to tell just a few months back. The year 2017 will be key for what DC movies has in store for us because despite making good money out of the 2016 flops, they still haven't lived up to the expectations of the die-hard comic book fans. Our source at DC believes that the main problem is Tsujihara and the sooner he steps down from his position at Warner Studios, the better. 

Photo by Ben Affleck Twitter

Photo by Ben Affleck Twitter

Here at Kinofilia as movie fans and comic book enthusiasts, all we can hope is that Wonder Woman and Justice League are amazing movies that make up for the 2016 disasters. We hope Affleck and Johns are still in good terms and if the studio heads are the ones interfering with the project, we beg them to let the specialists do their job. We are not rooting for one side or the other in the DC vs Marvel rivalry, we want both to be as amazing as they are in comic book form. So please do what you can to make us, the fans, happy with the material and not frustrated. 

Geoff Johns with the legendary Frank Miller

Geoff Johns with the legendary Frank Miller

Why Rogue One is not necessary for Star Wars

Picture by  Star Wars

Picture by Star Wars

 

By Tom Spiegel

Hey guys, Tom here! Here just hoping you've had a terrific holiday season, it's been an interesting year to say the least. But with 2017 already happening, I believe we have a lot of things to talk about, things that are obviously related to film, music, and art in general. We are entering a new era in which immediacy is the norm instead of trying to deliver a well thought out product for the reader or audience to consume, here at Kinofilia we are always looking to keep our product interesting by generating debate amongst out community and give you the most useful material we can feed your minds with. 

I'm going to get a little obscure yet mainstream here, I'm a film buff as the people who know me may already figured out. And as such, I've always been keen on the very best Hollywood products the industry has to offer, but I do have my preferences when it comes to cinema. Star Wars is one of the most influential pieces of art I've come across with during my lifetime, it's on the same level as all the Stanley Kubrick, Alfred Hitchcock, Quentin Tarantino, Francis Ford Coppola and even Steven Spielberg films I've had the chance to watch. 

 

Image by  Star Wars

Image by Star Wars

That's why when Disney bought the rights to Lucas Films and this whole notion of canon and legends became the norm, I felt a little disappointed of the huge disregard all those interesting stories suffered. In the latest Star Wars film, Rogue One: A Star Wars Story, we have some of the biggest fan service any of those films could get. But after I left the room when I watched the movie, a sense of repetitiveness came over me, somehow I knew that I was watching yet another safe bet in which there is no exploration of anything new the most hardcore fans can feel excited for. 

This sensation gave me mixed feelings about the future, because I have no idea where the general conversation and overall narrative is going. I wanted them to take a leap into the unknown and go deep into the Old Republic territory, but instead they have already announced a Han Solo stand alone movie, and may even be thinking about an Obi Wan-Kenobi stand alone as well. They still haven't realized there is no need to dumb it down for the biggest fans and general audience alike, taking risks is what made Star Wars a franchise in the first place. 

 

That's the reason why I believe that apart from the saga films, there really is no need to tell the stories of characters we already know in general. The name Star Wars is already a money magnet all by itself, literally any story Disney chooses to tell from now on will make big money. This is just an opinion of what I feel in general with the way Disney is taking the whole story of Star Wars, I'm sure they already have plans to develop something related to the Old Republic, my complain is just why are they taking this long to put it out there?

Just so you realize what I'm talking about, take a look at all the cinematics from the video games of Star Wars: The Old Republic and tell me if you don't see a great story for film in there.